EL AUGE DEL RUNNING: PELIGROS A TENER EN CUENTA

Puesto que cada día más gente se inicia en la práctica del running, es necesario llamar la atención sobre algunas pautas básicas que hay que tener en cuenta a la hora de empezar a correr.

Veamos algunos detalles básicos que debemos tener en cuenta:

ZAPATILLAS

Es uno de los factores que más se tiene en cuenta. Si bien tiene su importancia, curiosamente no es de los más importantes. No debería haber mayor problema en que las primeras veces que salimos a correr lo hagamos con el calzado deportivo que tengamos en casa, sea el que sea. Más adelante, cuando ya sepamos que vamos a darle continuidad a nuestra afición al running, ya podemos pensar en comprarnos unas buenas zapatillas de running.

 

PULSÓMETRO

Este es uno de los grandes descuidos que comete la gente cuando se inicia en la práctica del running. Salir a correr sin pulsómetro es como circular de noche con las luces apagadas, puesto que no sabemos qué está pasando en nuestro cuerpo con el esfuerzo, más allá de las sensaciones que podamos tener.

Es muy aconsejable hacerse con un pulsómetro y monitorizar nuestras pulsaciones conforme sometemos a nuestro cuerpo a un mayor nivel de esfuerzo. Por ejemplo, con el pulsómetro Polar H7 es posible conocer los picos máximos de pulsaciones que podemos alcanzar y nuestra capacidad de recuperar pulsaciones tras el entrenamiento. Esto es básico para saber que nuestro cuerpo está preparado para correr.

Lamentablemente, entre los corredores principiantes muchos olvidan este tema, y sólo cuando llevan bastante tiempo corriendo completan su equipamiento con un reloj pulsómetro.

 

CARRERAS

Con el auge del running ha llegado el auge de las carreras. Las hay de todas las distancias imaginables y todos los fines de semana seguro que se organiza alguna a pocos kilómetros de donde vives.

No hay ningún problema en que participes en carreras, de hecho, es recomendable para aumentar tu motivación, pero siempre debes tener presente que la distancia debe ser acorde con tu nivel y con tus posibilidades.

Todos los corredores empiezan con carreras cortas de 5 km, pero demasiado pronto pasan a distancias mayores, de 10, 15 o 21 kilómetros, sin haber realizado antes muchas carreras en distancias menores.

Incluso peor todavía, demasiados corredores dan el salto demasiado pronto a intentar completar su primera maratón, cuando apenas han hecho carreras en distancias más cortas.

Esto no es recomendable, puesto que el riesgo de lesiones por someter a nuestros músculos y articulaciones a esfuerzos muy prolongados a los que no está acostumbrado es muy elevada.