Los acúfenos, un problema que muchos sufren en silencio

Los acúfenos, asimismo denominados tinnitus, son una dolencia que cada vez padecen más personas en todo el mundo. Se trata de un sonido que no procede de una procedencia externa, esto es, se origina interiormente en nuestro oído. Algunas personas lo describen como un sonido, otras a modo de pitido, ruidos, etcétera Los tinnitus pueden percibirse en un único oído o bien en los dos simultáneamente, además se han descrito situaciones en que se sentía “en el interior de la cabeza”.

Los acúfenos: ruidos en tu audición

Los acúfenos generalmente suelen percibirse de manera más intensa por la noche. Esto es así por el hecho de que hay menos ruidos y pueden escucharse con más fuerza, en contraposición con el día, donde otros ruidos pueden ayudar a ocultarlos. En el 90 por ciento de los casos los acúfenos sólo son percibidos por el afectado, aunque en el 10 por ciento restante pueden ser percibidos por otros.

Si bien se trata de una dolencia bastante habitual en la población, todavía podemos afirmar que no sabemos gran cosa del tinnitus. Los afectados que sufren este sonido molesto en su canal auditivo suelen hacerlo únicamente de manera temporal, lo que hace que su prevalencia casi no tenga publicidad.

Únicamente un quince por cien de los afectados padece los acúfenos de forma continua. Obviamente la calidad de vida de estas personas se resiente muchísimo.

Diagnosticando el tinnitus de manera precoz

La celeridad en la localización es realmente crucial en el momento de tratar los casos de acúfenos. Es básico ir al médico desde el instante en que escuchamos sonidos que no provienen de ningún sitio familiar, que únicamente percibimos.

Si bien los acúfenos acostumbran a mostrar mayor prevalencia entre personas con algún tipo de afección auditiva. Lógicamente, también es posible padecer los síntomas del tinnitus de manera puntual, puede ocurrirle a cualquiera durante un espacio de tiempo indeterminado.

Los expertos en audición recomiendan hacerse una exploración anual de los oídos para evitar dolencias de este género, o descubrirlas a tiempo.

 

Aunque no se trata de un problema grave que pueda incapacitar al paciente, sí es conveniente realizarse chequeos periódicos y, si se va a viajar, lo idóneo es disponer de las coberturas médicas que puede aportarnos la Tarjeta Sanitaria Europea.