¿Cómo tratar un hombro dislocado?

Tener un hombro dislocado puede provocarte un gran dolor, y puedes perder la movilidad de tu extremidad, especialmente si no te tratas rápidamente. Si quieres un tratamiento de fisioterapia para curarte más rápido, te recomiendo entrar en el siguiente enlace, porque allí encontrarás lo que estás buscando.

El diagnóstico de un hombro dislocado suele darse durante la exploración física, donde se detecta hinchazón, deformidad y mucha sensibilidad. Suele acompañarse con una radiografía de la articulación, para que se pueda confirmar y revisar si existe daño en los huesos, o cualquier tipo de daño en la articulación.

Hoy te traigo una información valiosa, que te permitirá saber cuales son los procedimientos a seguir cuando existen una dislocación en el hombro, así que te invito a seguir leyendo para conocer más al respecto.

Tratamiento de un hombro dislocado

Existen diferentes tipos de tratamientos que pueden servir cuando se trata de este tipo de afección. Los más comunes son:

Reducción cerrada

Este proceso no es invasivo, puesto que el médico puede intentar algunas maniobras para devolver los huesos a su posición original. Muchos fisioterapeutas expertos pueden retornar la articulación a su posición normal, sin que se produzca mucho dolor.

Sin embargo, en algunos casos es necesario aplicar sedación o anestesia, para que puedas resistir el procedimiento. Cunado los huesos se encuentran de nuevo en su posición, el dolor disminuirá casi por completo.

Cirugía

En el caso de que no se pueda lograr retornar los huesos a su posición, o si los ligamentos están muy débiles y te dislocas el hombro a menudo. Entonces puede que necesites alguna cirugía, sin embargo, estos casos son poco frecuentes, y se hacen especialmente cuando hay lesión en los nervios o en los vasos sanguíneos.

Inmovilización

En algunos casos es necesario que se coloque una férula especial, la cual tendrás que mantener por unas semanas, para que el hombro pueda volver a su estado normal. La cantidad de tiempo durante la cual debes llevar la férula dependerá de la gravedad de la dislocación, y de que tan rápido se intervenga la lesión.

Rehabilitación y medicamentos

Cuando se retira la férula, por lo general la articulación tendrá menos fuerza, y es necesario acudir a un programa de rehabilitación con un profesional. Este es un proceso que se debe hacer de manera gradual, para evitar de esta forma que se vuelva a producir una dislocación.

En todos los casos, el tratamiento buscará aumentar la fuerza y estabilidad de la articulación del hombro. Normalmente en la mayoría de casos el médico tratante recetará algunos medicamentos analgésicos o relajantes musculares, para que el proceso de recuperación sea mucho menos doloroso.

Este tipo de lesiones no suele tardar más de un par de semanas en recuperarse, sin embargo, a futuro tendrás un riesgo más alto de tener nuevamente una dislocación si ya la sufriste con anterioridad.

No es recomendable hacer actividad física durante la recuperación, porque se puede lesionar la articulación, y esto te podría traer problemas mucho más graves a futuro, en los cuales las lesiones pueden ser muy graves.