Consejos para contratar traducciones

Cuando se decide solicitar un servicio de traducciones, existen una serie de recomendaciones que se debe tener en cuenta para proceder a realizar este tipo de contrataciones. Es importante dejar que estos profesionales realicen su trabajo de la mejor manera, para ello hay que delegar esta función en verdaderos profesionales.

La manera como se llevan a cabo las traducciones es muy variable y dependerá de cada profesional, por eso es importante tener en cuenta los siguientes aspectos a la hora de realizar una contratación de un traductor:

1.-Realizar un contrato de servicios, donde se estipulen todas las clausulas a cumplir por ambas partes, cumpliendo así con la legalidad vigente. Todos los servicios profesionales se deben realizar bajo la figura de un contrato donde se estipule el alcance del trabajo a realizar, el idioma de origen y de destino, el monto estipulado a cobrar por el servicio, el tiempo de entrega, y la forma de entrega, así como todas aquellas cláusulas que garanticen la calidad del trabajo. Esta formalidad es importante ya que es lo único que garantizara, en caso de algún problema, el cumplimiento cabal de los servicios solicitados. Junto con el contrato se debe  solicitar la emisión de la  factura correspondiente, y en caso de existir un anticipo indicarlo en el contrato.

2.-Solicitar un currículo de experiencia, e instrucción, esto si se trata de un autónomo, en caso de agencia, revisar la experiencia y clientes en la página web de la misma. No basta con tener estudios de traducción, sobre todo si es un área especializada, debe contar con estudios comprobados en esta área. Lo ideal es que el profesional tenga título relacionado con la traducción (carrera  o master) y que tenga mínimo de dos a tres años de experiencia en el sector. Lo más recomendable es solicitar referencias de trabajos anteriores, para comprobar la calidad de sus trabajos. La palabra y el lenguaje son nuestra principal carta de presentación para los negocios.

3.-Evaluar las tarifas de varios traductores: cuando se va a contratar servicios de traducciones, se hace necesario solicitar varios presupuestos para evaluar, tanto la experiencia, como las tarifas, ya que existen profesionales que cobran de acuerdo a las palabras del documento y el tipo de traducción. Es decir, por cada palabra del texto de origen o del texto destino, dependiendo del caso. Los traductores fijan  una tarifa de acuerdo a su experiencia. Cuanta más experiencia tenga el profesional y más especializada sea la traducción, mayor será la tarifa. Hay que tener en cuenta que cada profesional fija sus propias tarifas (no hay tarifas oficiales, no las busquéis) según todo tipo de criterios, tanto objetivos (dificultad del texto, urgencia) como subjetivos.

4.-Poseer capacidad de trabajo: en las traducciones, existen diferentes formas de tarificación de los servicios, algunos optan por el formato de hora trabajada, otros por cantidad de palabras, otros por una tarifa plana. Siempre lo más importante es conocer cuánto texto exacto se va a traducir. El traductor profesional, como norma general y, por supuesto, existiendo excepciones, puede traducir entre 2.500 y 3.000 palabras durante una jornada laboral de 8 horas.

4.-Solicitar presupuesto: siempre que se vaya a realizar un trabajo de traducciones como en cualquier otro servicio, elabore un presupuesto y solicite la aprobación por parte del cliente, especifique las condiciones de su trabajo, monto, plazo, fecha de entrega.

5.-Contrate traductores profesionales en el área de especialización: o en un tema en particular, como la traducción legal, traducción médica, traducción técnica, traducción jurada, estas áreas son muy específicas, por lo tanto requieren de profesionales expertos en el área. Un buen traductor querrá ver el texto antes de comprometerse a traducirlo, para asegurarse que tienen los conocimientos necesarios para traducir el texto. Si creen que no está dentro de sus competencias realizar la traducción, la rechazarán. Un buen proveedor de servicios de traducciones marca la diferencia por tener profesionales especializados en su área de competencia.  

6.-Tener presente que los traductores solo deben traducir a su lengua materna: un dominio absoluto del propio idioma para poder realizar una traducción de calidad superior, es una de las premisas en la contratación de traducciones.  Así que, con la posible excepción de algunas personas bilingües, las traducciones debe hacerlas el traductor cuya lengua materna es el idioma de destino, es decir el idioma en el que se necesita la traducción.

¿Cuál es el objetivo principal de las traducciones?

Las traducciones deben transmitir toda la información del documento original, de manera precisa, en el mismo tono y culturalmente adaptada en sus expresiones, palabras y de acuerdo a la audiencia meta, por esto es importante que el traductor, conozca la cultura, costumbres de ambas lenguas, requiere conocer no solo su propia cultura, sino también “la otra”, esto se puede logar de diversas maneras, todas teniendo un común denominador; mucho contacto con la lengua que se va a traducir a través de diversos medios como periódicos, libros, televisión, películas o viviendo en el otro país. En esta adaptación, es común ver que la traducción es más corta o larga en la cantidad de palabras que usa, esto es un resultado natural que tiene que ver con la naturaleza de ambos idiomas, pero no significa que se haya perdido o agregado algo que no existía originalmente.

¿Cuáles son las técnicas utilizadas en las traducciones?

  • Adaptación: consiste en reemplazar una realidad en un idioma por la misma realidad en otro. No se hace con las mismas palabras pero sí de manera que resulte más comprensible para quien vaya a leerlo o escucharlo.
  • Expansión: el texto se amplifica por razones de estructura o cuando debe acabarse con la ambigüedad de los textos originales. Esto suele hacerse al traducir de inglés a español, ya que muchos términos ingleses carecen de género y en español si hay que especificar si se trata de género masculino o femenino.
  • Reducción: es el procedimiento inverso al interior.
  • Préstamo: consiste en utilizar palabras del texto original en el traducido y suelen escribirse en cursiva. Ejemplo: sándwich o blue jeans.
  • Compensación: suele utilizarse por los traductores en el caso de no encontrar una correspondencia adecuada. Se utiliza tanto la expansión como la reducción, según convenga en cada momento.
  • Calco: se crean palabras siguiendo la estructura de la lengua de origen, como por ejemplo de “basketball” se creó “baloncesto”.
  • Modulación: consiste en variar la forma gracias a un cambio semántico, haciendo la nueva traducción desde un nuevo punto de vista. Por ejemplo, si la traducción real te da “no es difícil de demostrar”, en realidad se traduciría como “es fácil de mostrar”.
  • Transposición: se cambia la categoría gramatical sin que cambie el sentido del mensaje.
  • Equivalencia: el significado de una palabra se corresponde tanto en un idioma como en otro, siendo palabras equivalentes que tienen el mismo significado.